Río 2016. Grabich: “La peleé hasta los 75 metros, me quedé sin final”

Natación Noticia

http://www.lanacion.com.ar/1926360-rio-2016-grabich-la-pelee-hasta-los-75-metros-me-quede-sin-final

Río 2016. Grabich: “La peleé hasta los 75 metros, me quedé sin final”

El santafecino fue 6° en su serie en los 100m libres, 22° en la general y quedó eliminado por 20/100; “venís esperando que haya 20 atletas del mismo nivel y hay 30, es impresionante”, admitió; también habló de Phelps: “Increíble, un animal”

LA NACION

MARTES 09 DE AGOSTO DE 2016 • 14:57
Foto: EFE
108

RIO DE JANEIRO.- Tenía muchas expectativas, grandes ilusiones de volver a la Villa Olímpica, relajarse un rato, y regresar el Estadio Acuático de Barra de Tijuca para las semifinales nocturnas de los 100 metros libre. Federico Grabichsentía que era “su prueba”: ni la de mayor resistencia de los 200m ni la de explosión pura de 50m. Estuvo en la pelea hasta los “75 metros”, según propias convicciones, después de haber pasado 4° en los 50m. Pero nada pudo hacer en la parte final. Es cierto: en pruebas de velocidad, las diferencias no son abultadas: entre salir 3° u 6° en una eliminatoria hay 30/100. Pero aunque parezca mentira, resultan una eternidad. El casildense concluyó precisamente en la sexta posición, con 48s78/100, a 66/100 del australiano Cameron McEvoy, ganador de la serie 8, y sus chances de quedar entre los 16 mejores se diluyeron. Fue 22°, a sólo 20/100 del último clasificado, el norteamericano Adrian Nathan. integrante de la posta de 4×100 que ganó el oro en la noche del domingo y que le dio el 19° triunfo olímpico a Michael Phelps . Tal el nivel que tuvo la eliminatoria.

Lejos del abatimiento, el campeón panamericano de la distancia en Toronto 2015 (hizo 48s26/100) y medallista de bronce en el Mundial de Kazán (48s12/100), también el año pasado, donde se convirtió en el primer nadador argentino en alcanzar un podio en piscina olímpica, se mostró satisfecho. “La peleé hasta los 75 metros, me había sentido muy bien. Me quedé sin final. Pero estoy muy tranquilo con mi preparación. Creo que lo principal que rescato es que volví a sentirme bien en una competencia, a nadar en los 48s y fracción, que hace rato que no lo hacía, y a entender que el único secreto de esto es seguir trabajando. La verdad es que me sorprendió un poco, sí, el nivel que hubo. Vos llegás esperando que haya 20 atletas en el mismo nivel y resulta que hay 30. Es impresionante. Entonces, las chances se achican. Fijate que con el tiempo que hizo el 16°, en un Mundial entra 8°”, reflexionó Grabich. El mejor tiempo para las semifinales fue del australiano Kyle Chalmers, con 47s90/100, es decir, 88/100 menos que el argentino.

En sus segundos Juegos Olímpicos, Grabich no pudo sortear las eliminatorias en las dos pruebas en las que participó, ya que en los 200 metros libres también había concluido 22° en la sumatoria de registros. Sin embargo, mira con optimismo el futuro. “Tengo 26 años, ya pasé la experiencia de dos Juegos, y siento que estoy para mejorar detalles y avanzar. Es cierto que venís acá y te llevás una realidad diferente a la que imaginaste y por la que tanto luchaste, pero está reflejado en los tiempos. No sólo es uno el que mejora: los demás también. Quedó demostrado. Me preparé, dí lo máximo que pude dar, pero sé que puedo lograr mejores tiempo”.

Acompañado por familiares y amigos, Grabich siente una enorme felicidad por sentirse respaldado. “Se los escucha, los veo. Es maravilloso que tengan la oportunidad de estar acá. Ver a mi papá es un regalo inmenso, de las cosas más lindas que me llevaré. Verlos ahí afuera me acelera un poco más”, admite. Sabe que le queda sólo una chance: los 50m. “Será difícil, como ya lo fueron los 100m. Trataré de explotar todo de entrada, como lo busqué en los 100m, donde arriesgué mucho. Ojalá pueda meterme en la semifinal, aunque no creo que tenga la velocidad suficiente. Trataré de acercarme al récord de José Meolans, que es de 22s18/100. Estuve a 7/100 de lograrlo en Toronto y trataré de nuevo”.

Cada jornada de la natación es especial y Grabich la disfruta a pleno. “Me encanta ver finales, es espectacular el clima que hay, el nivel de competencia. Un gran programa”, señala. Sin poder evitar mencionar a Phelps. “Tremendo, increíble. ¡Un animal!”

cc/av