Una mentira muy costosa: el nadador que perdió cuatro sponsors por el falso asalto en Río 2016

Natación Noticia

Desculpe, este conteúdo só está disponível em Espanhol Europeu. Por uma questão de conveniência para o utilizador, o conteúdo é mostrado abaixo no idioma alternativo. Pode clicar na ligação para alterar o idioma activo.

http://www.lanacion.com.ar/1930572-una-mentira-muy-costosa-el-nadador-que-perdio-cuatro-sponsors-por-el-falso-asalto-en-rio-2016

Una mentira muy costosa: el nadador que perdió cuatro sponsors por el falso asalto en Río 2016

Varios patrocinadores rescindieron sus contratos con Ryan Lochte, a causa del robo inexistente que denunció el nadador estadounidense durante los Juegos Olímpicos

LUNES 22 DE AGOSTO DE 2016 • 19:50
Foto: AFP
143

HOUSTON (EFE) – El nadador estadounidense Ryan Lochte perdió este lunes los contratos que tenía con cuatro patrocinadores, como consecuencia de la controversia que protagonizó durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, al inventar haber sido víctima de un asalto en una gasolinera que nunca existió.

Lochte denunció que fue asaltado a punta de pistola junto a sus compañeros del equipo de natación Gunnar Bentz, Jack Conger y James Feigen, pero luego admitió que mintió, y que en realidad él y sus compañeros estaban ebrios y provocaron desperfectos en la gasolinera donde llegaron de madrugada, y al no quererlos pagar, los agentes de seguridad los obligaron a hacerlo a punta de pistola.

Rochte se enteró este lunes que tres de las cuatro compañías que lo patrocinaban -Speedo, Gentle Hair Removal y Airwave-, a través de sendos comunicados, dieron por terminados los contratos que mantenían con el medallista estadounidense, mientras que Ralph Lauren dijo que no le renovaría el contrato que concluyó al finalizar los Juegos Olímpicos.

Speedo, que tenía firmado un contrato con Lochte por 10 años desde 2006, dijo que daba por terminada la relación profesional con el nadador estadounidense, ganador de 12 medallas olímpicas, incluidas seis de oro, mientras usó sus productos. “Hemos disfrutado de la relación ganadora con Ryan por más de una década y ha sido un miembro muy importante para el equipo de Speedo, pero no podemos aceptar un comportamiento contrario a los valores que nuestra marca ha mantenido por mucho tiempo”, destaca el comunicado. Speedo también dijo que podría donar 50.000 dólares del contrato de Lochte a la organización “Save The Children”, para que se destinen a los niños de Brasil.

Por su parte, el nadador, en otro comunicado ofrecido a través de “E!News” dijo que respetaba la decisión de Speedo y estaba agradecido por todas las oportunidades que había recibido durante la colaboración entre ambas partes.

Al rato, la compañía Ralph Lauren también informó que no iba a renovar el contrato que tenía firmado con Lochte, aunque aclaró que sí “seguirá patrocinando con orgullo al Equipo Olímpico de Estados Unidos y al Paralimpico y los valores que representan los atletas”, según se destaca el comunicado.

Luego llegarían los comunicados de Airweave (colchones) y Gentle Hair Removal (cosmética), que en un principio habían manifestado que iban a esperar para conocer toda la información sobre lo sucedido.

Lochte, que admitió que se encontraba borracho en la madrugada del pasado 14 de agosto, destrozó un letrero de la estación de gasolina y junto a sus compañeros fueron obligados a punta de pistola por el personal de seguridad del establecimiento para que pagasen los daños.

Más tarde, el nadador de 32 años dijo en una entrevista a la cadena de televisión NBC que habían sido robados a punta de pistola, versión que posteriormente el mismo definió como “exagerada”. En una entrevista televisiva que se emitió el pasado fin de semana, Lochte se disculpó y asumió la “plena responsabilidad” por el incidente.

Por otra parte, el Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC) y el Comité Olímpico Internacional (COI) estudian el tipo de acción disciplinaria que le será impuesta a Lochte por sus acciones.

El presidente del USOC, Scott Blackmun, fue categórico el domingo tras el acto de clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, al declarar que el equipo de Estados Unidos se definía por el gran triunfo logrado en la competición deportiva (121 medallas, 46 de oro, 37 de plata y 38 de bronce) y no por los hechos y la imagen que ofreció Lochte.